Encontrados 379 resultados para: ęAqu√≠

  • Desde all√≠ pas√≥ a la monta√Īa, al oriente de Betel, y plant√≥ su tienda de campa√Īa, teniendo Betel al oeste y Hay al oriente. Tambi√©n aqu√≠ edific√≥ un altar a Yav√© e invoc√≥ su Nombre. (G√©nesis 12, 8)

  • El otro le dijo: ¬ęDentro de un a√Īo volver√© por aqu√≠, y para entonces Sara, tu mujer, tendr√° un hijo.¬Ľ Sara estaba escuchando a la entrada de la tienda, a la espalda del que hablaba. (G√©nesis 18, 10)

  • Los dos hombres dijeron a Lot: ¬ę¬ŅA qui√©n m√°s de los tuyos tienes aqu√≠? ¬ŅTus yernos? Tienes que llevar de este lugar a tus hijos e hijas y todo lo que tienes en la ciudad. (G√©nesis 19, 12)

  • Sali√≥ entonces Lot y dijo a sus yernos, a los que iban a casarse con sus hijas: ¬ęLev√°ntense y salgan de aqu√≠, pues Yav√© va a destruir la ciudad.¬Ľ Pero ellos cre√≠an que Lot estaba bromeando. (G√©nesis 19, 14)

  • Tiempo despu√©s, Dios quiso probar a Abrah√°n y lo llam√≥: ¬ęAbrah√°n.¬Ľ Respondi√≥ √©l: ¬ęAqu√≠ estoy¬Ľ. (G√©nesis 22, 1)

  • Entonces dijo a los muchachos: ¬ęQu√©dense aqu√≠ con el burro. El ni√Īo y yo nos vamos all√° arriba a adorar, y luego volveremos donde ustedes.¬Ľ (G√©nesis 22, 5)

  • pero el Angel de Dios lo llam√≥ desde el cielo y le dijo: ¬ęAbrah√°n, Abrah√°n.¬Ľ Contest√≥ √©l: ¬ęAqu√≠ estoy.¬Ľ (G√©nesis 22, 11)

  • Abimelec replic√≥: ¬ę¬°En qu√© l√≠o nos metiste! Por poco uno de aqu√≠ se acostaba con tu esposa y t√ļ nos cargabas con un delito.¬Ľ (G√©nesis 26, 10)

  • Entonces Abimelec dijo a Isaac: ¬ęM√°rchate de aqu√≠, pues ahora eres m√°s poderoso que nosotros.¬Ľ (G√©nesis 26, 16)

  • El lo llam√≥ Seb√°, y de aqu√≠ viene que la ciudad se llame Berseb√° hasta el d√≠a de hoy. (G√©nesis 26, 33)

  • Siendo Isaac ya anciano, y con sus ojos tan debilitados que no ve√≠a nada, llam√≥ a su hijo mayor Esa√ļ. Como le dijera: ¬ę¬°Hijo m√≠o!¬Ľ, Esa√ļ respondi√≥: ¬ęAqu√≠ estoy". (G√©nesis 27, 1)

  • ¬ŅPor qu√© me has enga√Īado?¬Ľ Lab√°n le respondi√≥: ¬ęNo se acostumbra por aqu√≠ dar la menor antes que la mayor. (G√©nesis 29, 26)


‚ÄúO bem dura eternamente.‚ÄĚ S√£o Padre Pio de Pietrelcina