Encontrados 19 resultados para: Traten

  • Yo moveré a los egipcios para que traten bien a mi gente, y al salir no se irán con las manos vacías. (Exodo 3, 21)

  • Señala al pueblo un límite alrededor del monte, y diles que no traten de subir al monte o de alcanzarlo. Todo aquel que traspase el límite deberá morir. (Exodo 19, 12)

  • El rey ordenó a Joab, a Abisaí y a Itaí lo siguiente: «Por el amor que me tienen, traten bien a Absalón.» Y todo el ejército supo que el rey había dado esta orden a los jefes. (2 Samuel 18, 5)

  • Ya no permitiré que mi Nombre ande errante fuera de la tierra que di a sus padres, con tal de que ustedes traten de actuar según toda la Ley que les di por medio de mi servidor Moisés.» (2 Reyes 21, 8)

  • A una persona sensata se le hace duro que le saquen en cara la hospitalidad y que lo traten como un deudor. (Sirácides (Eclesiástico) 29, 28)

  • Por eso digo: «Apártense de mí para que pueda llorar amargamente. No traten de consolarme por el desastre de la hija de mi pueblo.» (Isaías 22, 4)

  • Reúnanse y vengan, acérquense y traten de entender, ustedes que sobreviven entre las naciones: Son tontos los que le creen a una estatua, a una cosa de madera, y rezan a un dios incapaz de salvar. (Isaías 45, 20)

  • Entreguen, pues, la décima parte de todo lo que tienen al tesoro del templo, para que haya alimentos en mi casa. Traten después de probarme, dice Yavé de los ejércitos, para ver si les abro las compuertas del cielo o si derramo para ustedes la lluvia bendita hasta la última gota. (Malaquías 3, 10)

  • Jesús volvió a llamar a la gente y empezó a decirles: «Escúchenme todos y traten de entender. (Evangelio según San Marcos 7, 14)

  • Traten a los demás como quieren que ellos les traten a ustedes. (Evangelio según San Lucas 6, 31)

  • Y ustedes que sobresalen en todo: en dones de fe, de palabra y de conocimiento, en entusiasmo, sin hablar del amor que me profesan, traten de sobresalir también en esta obra de generosidad. (2º Carta a los Corintios 8, 7)

  • Les gusta que los traten como esclavos, que los exploten, les roben, los traten con desprecio y les golpeen en la cara. (2º Carta a los Corintios 11, 20)


“Não há nada mais inaceitável do que uma mulher caprichosa, frívola e arrogante, especialmente se é casada. Uma esposa cristã deve ser uma mulher de profunda piedade em relação a Deus, um anjo de paz na família, digna e agradável em relação ao próximo.” São Padre Pio de Pietrelcina