Encontrados 2686 resultados para: Ana

  • y llamó a la luz día, y a las tinieblas noche. Hubo así tarde y mañana: día primero. (Génesis 1, 5)

  • Dios llamó al firmamento cielo. Hubo tarde y mañana: día segundo. (Génesis 1, 8)

  • Hubo tarde y mañana: día tercero. (Génesis 1, 13)

  • Hubo tarde y mañana: día cuarto. (Génesis 1, 19)

  • Hubo tarde y mañana: día quinto. (Génesis 1, 23)

  • Dios dijo: "Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie". Y así fue. (Génesis 1, 24)

  • Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. (Génesis 1, 25)

  • Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las fieras campestres y los reptiles de la tierra". (Génesis 1, 26)

  • Y añadió: "Yo os doy toda planta sementífera que hay sobre la superficie de la tierra y todo árbol que da fruto conteniendo simiente en sí. Ello será vuestra comida. (Génesis 1, 29)

  • Vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que todo estaba muy bien. Hubo tarde y mañana: día sexto. (Génesis 1, 31)

  • Pero un manantial brotaba de la tierra y regaba toda la superficie del suelo. (Génesis 2, 6)

  • El hombre impuso nombre a todos los ganados, a todas las aves del cielo y a todas las bestias del campo; pero para sí mismo no encontró una ayuda apropiada. (Génesis 2, 20)


“Padre Pio disse a um filho espiritual: Trabalhe! Ele perguntou: No que devo trabalhar, Padre? Ele respondeu: Em amar sempre mais a Jesus!” São Padre Pio de Pietrelcina