Encontrados 66 resultados para: Consagrado

  • Éste les dijo: "Esto es lo que ha dispuesto el Señor: mañana es día de reposo, el sábado consagrado al Señor. Todo lo que tengáis que cocer, cocedlo, y todo lo que tengáis que hervir, hervidlo hoy, y guardad para mañana lo que sobre". (Exodo 16, 23)

  • Harás una lámina de oro puro, sobre la cual grabarás como se graban los sellos: "Consagrado al Señor". (Exodo 28, 36)

  • Durante seis días se puede trabajar, pero el séptimo será día de descanso absoluto, consagrado al Señor. (Exodo 31, 15)

  • Hicieron de oro puro la lámina de la santa diadema; grabaron en ella, como se graban los sellos: "Consagrado al Señor", (Exodo 39, 30)

  • Si el que peca es el sacerdote consagrado por la unción, haciendo así culpable a todo el pueblo, ofrecerá al Señor por el pecado cometido un novillo sin defecto como sacrificio por el pecado. (Levítico 4, 3)

  • El sacerdote consagrado por la unción tomará parte de la sangre del novillo, la llevará a la tienda de la reunión, (Levítico 4, 5)

  • El sacerdote consagrado por la unción llevará parte de la sangre del novillo a la tienda de la reunión, (Levítico 4, 16)

  • Todos los varones entre los hijos de Aarón lo podrán comer: es ley perpetua para vuestras generaciones. Todo el que lo toque quedará consagrado". (Levítico 6, 11)

  • Esta ofrenda será presentada por el sacerdote que sea consagrado entre los descendientes de Aarón. Es derecho perpetuo del Señor; será totalmente quemada. (Levítico 6, 15)

  • Todo cuanto toque la carne quedará consagrado. Si la sangre salpicare alguna vestidura, ésta será lavada en lugar sagrado. (Levítico 6, 20)

  • pero la madre continuará retirada durante treinta y tres días más purificando su sangre; no tocará nada consagrado, ni irá al santuario hasta que se haya cumplido el tiempo de su purificación. (Levítico 12, 4)

  • El rito de absolución lo hará el sacerdote que haya sido ungido y consagrado para el ejercicio sacerdotal en lugar de su padre; vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. (Levítico 16, 32)


“Por que a tentação passada deixa na alma uma certa perturbação? perguntou um penitente a Padre Pio. Ele respondeu: “Você já presenciou um tremor de terra? Quando tudo estremece a sua volta, você também é sacudido; no entanto, não necessariamente fica enterrado nos destroços!” São Padre Pio de Pietrelcina