1. Bildad de Suaj tomó la palabra y dijo:

2. «El tiene con qué imponerse y hacer temblar, hace él reinar la paz en las alturas.

3. ¿Se pueden acaso contar sus tropas? ¿Sobre quién su luz no se levanta?

4. ¿Cómo puede un hombre justificarse ante Dios? ¿Cómo será puro el que nació de mujer?

5. Si ni la luna es clara, ni las estrellas son puras a sus ojos,

6. ¡cuánto menos el hombre, este gusano, el hijo del hombre, esta lombriz!





“Quando te encontrares diante de Deus, na oração considera-te banhado na luz da verdade, fala-lhe se puderes, deixa simplesmente que te veja e não tenhas preocupação alguma”. São Padre Pio de Pietrelcina