Gefunden 73 Ergebnisse für: novillo

  • Si el que peca es el sacerdote consagrado por la unción, haciendo así culpable a todo el pueblo, ofrecerá al Señor por el pecado cometido un novillo sin defecto como sacrificio por el pecado. (Levítico 4, 3)

  • Llevará el novillo delante del Señor a la entrada de la tienda de la reunión, le pondrá la mano sobre la cabeza y lo inmolará delante del Señor. (Levítico 4, 4)

  • El sacerdote consagrado por la unción tomará parte de la sangre del novillo, la llevará a la tienda de la reunión, (Levítico 4, 5)

  • pondrá parte de ella sobre los cuernos del altar de los perfumes, que está delante del Señor en la tienda de la reunión, y derramará toda la sangre restante del novillo al pie del altar de los holocaustos, que se encuentra a la entrada de la tienda de la reunión. (Levítico 4, 7)

  • Tomará todas las grasas del novillo del sacrificio, la grasa que recubre las entrañas y la que hay sobre ellas; (Levítico 4, 8)

  • de la misma manera que fue tomada en el novillo del sacrificio de reconciliación, y el sacerdote lo quemará sobre el altar de los holocaustos. (Levítico 4, 10)

  • La piel del novillo y toda su carne, la cabeza y las patas, las entrañas y los excrementos, (Levítico 4, 11)

  • todo lo que queda del novillo, será llevado fuera del campamento a un lugar puro, donde se tiran las cenizas, y allí será quemado sobre la leña; será quemado en el lugar donde se tiran las cenizas. (Levítico 4, 12)

  • cuando sea descubierto el pecado cometido, la comunidad ofrecerá un novillo en sacrificio por el pecado, lo llevarán delante de la tienda de la reunión, (Levítico 4, 14)

  • los ancianos de la comunidad pondrán sus manos sobre la cabeza del novillo delante del Señor, y el novillo será inmolado delante del Señor. (Levítico 4, 15)

  • El sacerdote consagrado por la unción llevará parte de la sangre del novillo a la tienda de la reunión, (Levítico 4, 16)

  • Tomará todas las grasas del novillo y las quemará sobre el altar; (Levítico 4, 19)


“Seja perseverante nas orações e nas santas leituras.” São Padre Pio de Pietrelcina