1. Canto de peregrinación. Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda?

2. La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

3. Él no dejará que resbale tu pie: ¡tu guardián no duerme!

4. No, no duerme ni dormita él guardián de Israel.

5. El Señor es tu guardián, es la sombra protectora a tu derecha:

6. de día, no te dañará el sol, ni la luna de noche.

7. El Señor te protegerá de todo mal y cuidará tu vida.

8. Él te protegerá en la partida y el regreso, ahora y para siempre.





“Se você não entrega seu coração a Deus, o que lhe entrega?” “Você deve seguir outra estrada. Tire de seu coração todas as paixões deste mundo, humilhe-se na poeira e reze! Dessa forma, certamente você encontrará Deus, que lhe dará paz e serenidade nesta vida e a eterna beatitude na próxima.” São Padre Pio de Pietrelcina