1. Amo al Señor, porque él escucha el clamor de mi súplica,

2. porque inclina su oído hacia mí, cuando yo lo invoco.

3. Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del Abismo, caí en la angustia y la tristeza;

4. entonces invoqué al Señor: "¡Por favor, sálvame la vida!".

5. El Señor es justo y bondadoso, nuestro Dios es compasivo;

6. el Señor protege a los sencillos: yo estaba en la miseria y me salvó.

7. Alma mía, recobra la calma, porque el Señor ha sido bueno contigo.

8. Él libró mi vida de la muerte, mis ojos de las lágrimas y mis pies de la caída.

9. Yo caminaré en la presencia del Señor, en la tierra de los vivientes.

10. Tenía confianza, incluso cuando dije: "¡Qué grande es mi desgracia!".

11. Yo, que en mi turbación llegué a decir: "¡Los hombres son todos mentirosos!".

12. ¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo?

13. Alzaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor.

14. Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo.

15. ¡Qué penosa es para el Señor la muerte de sus amigos!

16. Yo, Señor, soy tu servidor, tu servidor, lo mismo que mi madre: por eso rompiste mis cadenas.

17. Te ofreceré un sacrificio de alabanza, e invocaré el nombre del Señor.

18. Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo,

19. en los atrios de la Casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. ¡Aleluya!





“Nunca vá se deitar sem antes examinar a sua consciência sobre o dia que passou. Enderece todos os seus pensamentos a Deus, consagre-lhe todo o seu ser e também todos os seus irmãos. Ofereça à glória de Deus o repouso que você vai iniciar e não esqueça do seu Anjo da Guarda que está sempre com você.” São Padre Pio de Pietrelcina