5. Dios llamó a la luz "Día" y a las tinieblas "Noche". Atardeció y amaneció: fue el día Primero.





“O bem dura eternamente.” São Padre Pio de Pietrelcina