Fundar 336 Resultados para: Aarón

  • Aarón lo puso ante el testimonio para conservarlo, como había mandado el Señor. (Exodo 16, 34)

  • Josué hizo como le había ordenado Moisés, y luchó contra Amalec. Moisés, Aarón y Jur subieron a la cima de la colina. (Exodo 17, 10)

  • Como se le cansaban los brazos a Moisés, tomaron una piedra y se la pusieron debajo. Él se sentó encima, y Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. De este modo los brazos de Moisés se sostuvieron en alto hasta la puesta del sol. (Exodo 17, 12)

  • Luego Jetró, suegro de Moisés, ofreció holocaustos y sacrificios al Señor. Y Aarón y todos los ancianos de Israel comieron con el suegro de Moisés en presencia del Señor. (Exodo 18, 12)

  • Y el Señor dijo a Moisés: "Baja de nuevo y sube luego con Aarón; pero que los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir hacia el Señor, pues arremetería contra ellos". (Exodo 19, 24)

  • El Señor dijo a Moisés: "Sube hasta el Señor, tú, Aarón, Nadab, Abihú y setenta ancianos de Israel; os postraréis a distancia. (Exodo 24, 1)

  • Moisés, Aarón, Nadab, Abihú y setenta ancianos de Israel subieron (Exodo 24, 9)

  • dijo a los ancianos: "Esperadnos aquí hasta que volvamos. Quedan con vosotros Aarón y Jur; el que tenga algún asunto, que recurra a ellos". (Exodo 24, 14)

  • Aarón y sus hijos las mantendrán encendidas de la noche a la mañana delante del Señor, en la tienda de la reunión, en la parte de acá del velo que está delante del testimonio: ley perpetua para los israelitas en todas sus generaciones". (Exodo 27, 21)

  • "Haz venir junto a ti, de en medio de los israelitas, a Aarón, tu hermano, y a sus hijos con él para que sean mis sacerdotes; Aarón, Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar, hijos de Aarón. (Exodo 28, 1)

  • Harás para Aarón, tu hermano, vestiduras sagradas que le den gloria y majestad. (Exodo 28, 2)

  • Hablarás con hombres expertos, a quienes yo he dotado de genio artístico, para que confeccionen las vestiduras de Aarón, a fin de consagrarle para que sea mi sacerdote. (Exodo 28, 3)


“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina