Fundar 56 Resultados para: ruinas

  • A vosotros os dispersaré entre las naciones y os perseguiré con la espada desenvainada. Vuestra tierra será una desolación y vuestras ciudades un montón de ruinas. (Levítico 26, 33)

  • Amontonarás todo el botín en la plaza pública e incendiarás la ciudad con todo su botín como ofrenda en honor del Señor, tu Dios. Quedará convertida en un montón de ruinas, que nunca se reedificará. (Deuteronomio 13, 17)

  • Sin embargo, Israel no quemó ninguna de las ciudades en ruinas edificadas sobre las colinas, a excepción de Jasor, que fue incendiada por Josué. (Josué 11, 13)

  • Este templo será reducido a un montón de ruinas; todo el que pase delante de él se quedará asombrado y silbará. Preguntarán: ¿Por qué ha tratado así el Señor a esta tierra y a este templo?; (I Reyes 9, 8)

  • Porque somos esclavos, pero nuestro Dios no nos ha desamparado en nuestra esclavitud; antes bien, nos ha granjeado el favor de los reyes de Persia, nos ha dado un respiro para reconstruir el templo de nuestro Dios y restaurar sus ruinas y nos ha procurado un refugio seguro en Judá y en Jerusalén. (Esdras 9, 9)

  • por eso habitará ciudades destruidas, casas donde ya nadie vive, destinadas a ser montón de ruinas. (Job 15, 28)

  • Ven a ver estas ruinas sempiternas; en tu santuario todo lo ha destruido el enemigo. (Salmos 74, 3)

  • Salmo de Asaf Oh, Dios, los paganos han invadido tu heredad, han profanado tu sagrado templo, han hecho de Jerusalén un montón de ruinas; (Salmos 79, 1)

  • Soy como el búho del desierto, como la lechuza entre ruinas; (Salmos 102, 7)

  • Porque tus siervos aman sus piedras y sienten dolor por sus ruinas. (Salmos 102, 15)

  • que sus hijos sean mendigos vagabundos, expulsados de sus casas en ruinas; (Salmos 109, 10)

  • Manda a alguien de tu confianza para que compruebe las ruinas que han causado en nuestro país y en las provincias del rey, y que los castigue a ellos y a sus partidarios". (I Macabeos 7, 7)


“Nas tentações, combata com coragem! Nas quedas, humilhe-se mas não desanime!” São Padre Pio de Pietrelcina