1. Canto de peregrinación. En mi aflicción invoqué al Señor , y él me respondió.

2. ¡Líbrame, Señor, de los labios mentirosos y de la lengua traicionera.

3. ¿Con qué te castigará el Señor, lengua traicionera?

4. Con flechas afiladas de guerrero y con brasas de retama.

5. ¡Ay de mí, que estoy desterrado en Mésec, y vivo en los campamentos de Quedar!

6. Mucho tiempo he convivido con los que odian la paz.

7. Cuando yo hablo de paz, ellos declaran la guerra.





“Quanto maiores forem os dons, maior deve ser sua humildade, lembrando de que tudo lhe foi dado como empréstimo.”(Pe Pio) São Padre Pio de Pietrelcina