Löydetty 78 Tulokset: Sabéis

  • Bien sabéis que he servido a vuestro padre con todas mis fuerzas; (Génesis 31, 6)

  • Tu siervo, mi padre, nos dijo: Sabéis que mi mujer no me ha dado más que dos hijos. (Génesis 44, 27)

  • Vosotros sabéis cómo vivimos en Egipto y cómo hemos cruzado a través de las naciones por las que hemos pasado. (Deuteronomio 29, 15)

  • Los cinco hombres que habían ido a explorar el país dijeron a sus compañeros: "¿No sabéis que en esta casa hay un efod, ídolos familiares y una imagen tallada y chapeada? Pensad lo que conviene hacer". (Jueces 18, 14)

  • el cual dijo a sus servidores: "Sabéis bien que Ramot de Galaad nos pertenece, y, no obstante, nosotros estamos con los brazos cruzados sin quitársela al rey de Siria". (I Reyes 22, 3)

  • Queréis poner a prueba al Dios omnipotente, cuando no sabéis nada. (Judit 8, 13)

  • ¿No lo sabéis? ¿No lo habéis oído? ¿No se os ha manifestado desde el principio? ¿No lo habéis comprendido desde que se fundó la tierra? (Isaías 40, 21)

  • ¿No sabéis cuál es el ayuno que me agrada? Abrir las prisiones injustas, soltar las coyundas del yugo, dejar libres a los oprimidos, romper todos los yugos; (Isaías 58, 6)

  • "Di a esta raza rebelde: ¿No sabéis lo que significa todo esto? Diles: Mirad, el rey de Babilonia llegó a Jerusalén, tomó a su rey y a sus príncipes y los llevó a Babilonia. (Ezequiel 17, 12)

  • El monarca les respondió: "Bien veo que vosotros tratáis de ganar tiempo, porque sabéis que mi decisión es irrevocable. (Daniel 2, 8)

  • "Sabéis que se dijo a los antiguos: No matarás, y el que mate será llevado a juicio. (Mateo 5, 21)

  • "Sabéis que se dijo: No cometerás adulterio. (Mateo 5, 27)


“Não queremos aceitar o fato de que o sofrimento é necessário para nossa alma e de que a cruz deve ser o nosso pão cotidiano. Assim como o corpo precisa ser nutrido, também a alma precisa da cruz, dia a dia, para purificá-la e desapegá-la das coisas terrenas. Não queremos entender que Deus não quer e não pode salvar-nos nem santificar-nos sem a cruz. Quanto mais Ele chama uma alma a Si, mais a santifica por meio da cruz.” São Padre Pio de Pietrelcina