1. Los que buscan apoyo en el Señor se parecen al monte Sión: inconmovible y estable para siempre.

2. Jerusalén, los montes la rodean, así el Señor está en torno a su pueblo desde ahora y para siempre.

3. Jamás el cetro impío se impondrá sobre la parcela de los justos, no sea que los justos ensangrienten sus manos en el crimen.

4. Con los buenos, Señor, pórtate bien, con los que tienen rectitud de corazón.

5. Mas a los que son dobles y traidores, los eche el Señor con los malhechores.

6. ¡Tenga paz Israel!





“Que Maria sempre enfeite sua alma com as flores e o perfume de novas virtudes e coloque a mão materna sobre sua cabeça. Fique sempre e cada vez mais perto de nossa Mãe celeste, pois ela é o mar que deve ser atravessado para se atingir as praias do esplendor eterno no reino do amanhecer.” São Padre Pio de Pietrelcina