1. Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. De David.

2. ¡Escucha, oh Dios, mi clamor, atiende a mi plegaria!

3. Desde el extremo de la tierra hacia ti grito, en el desmayo de mi corazón. A la roca que se alza lejos de mí, condúceme;

4. pues tú eres mi refugio, torre fuerte frente al enemigo.

5. ¡Que sea yo siempre huésped de tu tienda, y me acoja al amparo de tus alas!

6. Porque tú, oh Dios, oyes mis votos: tú me otorgas la heredad de los que temen tu nombre.

7. A los días del rey añade días, sus años, generación tras generación.

8. ¡Reine por siempre ante la faz de Dios! ¡El Amor y la Verdad le guarden!

9. Entonces salmodiaré a tu nombre para siempre, día tras día cumpliré mis votos.





“Mesmo quando perdemos a consciência deste mundo, quando parecemos já mortos, Deus nos dá ainda uma chance de entender o que é realmente o pecado, antes de nos julgar. E se entendemos corretamente, como podemos não nos arrepender?” São Padre Pio de Pietrelcina