26. José murió a los ciento diez años, lo embalsamaron y lo pusieron en un sarcófago en Egipto.





“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina