1. Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. En octava. Salmo. De David.

2. Yahveh, no me corrijas en tu cólera, en tu furor no me castigues.

3. Tenme piedad, Yahveh, que estoy sin fuerzas, sáname, Yahveh, que mis huesos están desmoronados,

4. desmoronada totalmente mi alma, y tú, Yahveh, ¿hasta cuándo?

5. Vuélvete, Yahveh, recobra mi alma, sálvame, por tu amor.

6. Porque, en la muerte, nadie de ti se acuerda; en el seol, ¿quién te puede alabar?

7. Estoy extenuado de gemir, baño mi lecho cada noche, inundo de lágrimas mi cama;

8. mi ojo está corroído por el tedio, ha envejecido entre opresores.

9. Apartaos de mí todos los malvados, pues Yahveh ha oído la voz de mis sollozos.

10. Yahveh ha oído mi súplica, Yahveh acoge mi oración.

11. ¡Todos mis enemigos, confusos, aterrados, retrocedan, súbitamente confundidos!





“A pessoa que nunca medita é como alguém que nunca se olha no espelho e, assim, não se cuida e sai desarrumada. A pessoa que medita e dirige seus pensamentos a Deus, que é o espelho de sua alma, procura conhecer seus defeitos, tenta corrigi-los, modera seus impulsos e põe em ordem sua consciência.” São Padre Pio de Pietrelcina