Encontrados 865 resultados para: David

  • David tenía éxito en todas las misiones que Saúl le encargaba, y él le confió el mando de su ejército. (1 Samuel 18, 5)

  • Todo el pueblo lo quería, incluso los oficiales de Saúl. Cuando David volvió con el pueblo después de haber derrotado al filisteo, las mujeres salieron de todas las ciudades de Israel al encuentro del rey Saúl, con tambores y arpas y con gritos de alegría. (1 Samuel 18, 6)

  • Las mujeres cantaban: «Saúl mató a mil, y David a diez mil.» (1 Samuel 18, 7)

  • Saúl se enojó mucho y el refrán no le gustó, pues comentó: «A David le han dado diez mil, y a mí me dan sólo mil; ahora, lo único que le falta es el reino.» (1 Samuel 18, 8)

  • A partir de ese día, Saúl miró a David con malos ojos. (1 Samuel 18, 9)

  • Al día siguiente, un espíritu malo, venido de Dios, cayó sobre Saúl, que comenzó a delirar en su casa. David, pues, como lo hacía otros días, empezó a tocar la cítara. Saúl tenía una lanza en su mano, (1 Samuel 18, 10)

  • y pensó: «Clavaré a David en la pared.» Pero David esquivó el golpe dos veces. (1 Samuel 18, 11)

  • Saúl veía que Yavé lo había abandonado y estaba con David. Por eso tuvo miedo de David. (1 Samuel 18, 12)

  • David marchaba a la cabeza del ejército y le iba bien en todas sus expediciones porque Yavé estaba con él. (1 Samuel 18, 14)

  • Estos éxitos de David hicieron que Saúl lo temiera más aún; (1 Samuel 18, 15)

  • todo Israel y Judá, en cambio, quería a David porque él marchaba siempre al frente de ellos. (1 Samuel 18, 16)

  • Por esto, Saúl dijo a David: «Te voy a dar por esposa a mi hija mayor, Merob, con tal de que me demuestres tu valentía combatiendo por Yavé.» Al mismo tiempo, Saúl se decía: «No le voy a matar yo; es mejor que lo hagan los filisteos.» (1 Samuel 18, 17)


“Lembre-se de que você tem no Céu não somente um pai, mas também uma Mãe”. São Padre Pio de Pietrelcina