Encontrados 54 resultados para: cara

  • Jacob llamó a aquel lugar con el nombre de Peniel, porque dijo: "He visto a Dios cara a cara, y he salido con vida". (Génesis 32, 31)

  • Como tenía la cara tapada, al verla, Judá pensó que era una prostituta. (Génesis 38, 15)

  • "¿Por qué están hoy con la cara triste?", preguntó a los funcionarios del Faraón que estaban arrestados con él en la casa de su señor. (Génesis 40, 7)

  • Después se lavó la cara, volvió y, tratando de dominarse, ordenó que sirvieran la comida. (Génesis 43, 31)

  • El Señor conversaba con Moisés cara a cara, como lo hace un hombre con su amigo. Después Moisés regresaba al campamento, pero Josué -hijo de Nun, su joven ayudante- no se apartaba del interior de la Carpa. (Exodo 33, 11)

  • Yo hablo con él cara a cara, claramente, no con enigmas, y él contempla la figura del Señor. ¿Por qué entonces ustedes se han atrevido a hablar contra mi servidor Moisés?". (Números 12, 8)

  • Pero el Señor le respondió: "Si su padre la hubiera escupido en la cara, ¿no tendría que soportar ese oprobio durante siete días? Que esté confinada fuera del campamento durante siete días, y al cabo de ellos vuelva a ser admitida". (Números 12, 14)

  • En la montaña les habló cara a cara, desde el fuego, (Deuteronomio 5, 4)

  • su cuñada se acercará a él en presencia de los ancianos, le quitará la sandalia del pie, lo escupirá en la cara y le dirá: "Así se debe obrar con el hombre que no edifica la casa de su hermano". (Deuteronomio 25, 9)

  • Nunca más surgió en Israel un profeta igual a Moisés -con quien el Señor departía cara a cara- (Deuteronomio 34, 10)

  • Gedeón reconoció entonces que era el Ángel del Señor, y exclamó: "¡Ay de mí, Señor, porque he visto cara a cara al Ángel del Señor!". (Jueces 6, 22)

  • Ajab se fue a su casa malhumorado y muy irritado por lo que le había dicho Nabot, el izreelita: "No te daré la herencia de mis padres". Se tiró en su lecho, dio vuelta la cara y no quiso probar bocado. (I Reyes 21, 4)


“Deus ama quem segue o caminho da virtude.” São Padre Pio de Pietrelcina