Encontrados 167 resultados para: Efraím

  • En las ciudades de Manasés, de Efraím y de Simeón, y hasta en Neftalí y en los territorios asolados que las rodeaban, (II Crónicas 34, 6)

  • Fueron ellos donde el sumo sacerdote Jilquiás y le entregaron el dinero traído a la Casa de Dios, que los levitas y porteros habían recibido de Manasés y de Efraím y de todo el resto de Israel, de todo Judá y Benjamín y de los habitantes de Jerusalén. (II Crónicas 34, 9)

  • Salió el pueblo y trajeron ramas y se hicieron cabañas, cada uno en su terrado, en sus patios, en los atrios de la Casa de Dios, en la plaza de la puerta del Agua y en la plaza de la puerta de Efraím. (Nehemías 8, 16)

  • por encima de la puerta de Efraím, la puerta de los Peces, la torre de Jananel, hasta la puerta de las Ovejas; se hizo alto en la puerta de la Prisión. (Nehemías 12, 39)

  • «Mío es Galaad, mío Manasés, Efraím, yelmo de mi cabeza, Judá, mi cetro, (Salmos 60, 9)

  • Los hijos de Efraím, diestros arqueros, retrocedieron el día del combate; (Salmos 78, 9)

  • Desechó la tienda de José, y no eligió a la tribu de Efraím; (Salmos 78, 67)

  • ante Efraím, Benjamín y Manasés; ¡despierta tu poderío, y ven en nuestro auxilio! (Salmos 80, 3)

  • «Mío es Galaad, mío Manasés, Efraím, yelmo de mi cabeza, Judá mi cetro. (Salmos 108, 9)

  • hasta quedar partida en dos la dinastía y surgir de Efraím un reino apóstata. (Eclesiástico 47, 21)

  • Y Jeroboam, hijo de Nabat, fue el que hizo pecar a Israel, y señaló a Efraím el camino del pecado. Desde entonces se multiplicaron sus pecados tanto que expulsaron al pueblo de su tierra. (Eclesiástico 47, 24)

  • La casa de David había recibido este aviso: «Aram se ha unido con Efraím», y se estremeció el corazón del rey y el corazón de su pueblo, como se estremecen los árboles del bosque por el viento. (Isaías 7, 2)


“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina