Encontrados 52 resultados para: siglos

  • Y continuó: "Dirás así a los israelitas: El Señor, Dios de vuestros padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Éste es mi nombre para siempre, éste mi recuerdo por todos los siglos". (Exodo 3, 15)

  • Ella se levantó, y rezaron y suplicaron al Señor que los protegiera. Tobías rezó así: "Bendito seas, Dios de nuestros padres, y bendito tu nombre para siempre. Que los cielos y todas las criaturas te bendigan por los siglos. (Tobías 8, 5)

  • Bendijeron entonces al Señor de esta manera: "Bendito seas, oh Dios, con toda alabanza pura. Bendito seas por los siglos. (Tobías 8, 15)

  • Tobit dijo: "Bendito sea Dios, que vive para siempre, y que reina por todos los siglos; (Tobías 13, 1)

  • Considerad lo que ha hecho por vosotros y con voz potente dadle gracias. Bendecid al Señor de la justicia, ensalzad al rey de los siglos. (Tobías 13, 7)

  • Da gracias dignamente al Señor y bendice al rey de los siglos, porque de nuevo su templo será con gozo construido, (Tobías 13, 11)

  • Todos los pueblos del mundo se convertirán y temerán sinceramente a Dios. Enterrarán a sus ídolos, causa de sus extravíos y sus errores, y alabarán, como es justo, al Señor de los siglos. (Tobías 14, 6)

  • Antes de morir conoció la ruina de Nínive. Vio a los cautivos llevados a Media por el rey Ciaxares. Alabó a Dios por todo lo que había hecho con los ninivitas y asirios. Pudo también alegrarse de la suerte de Nínive y bendijo a Dios por los siglos de los siglos. (Tobías 14, 15)

  • El Señor es rey por siempre, por los siglos; los paganos serán barridos de su tierra. (Salmos 10, 16)

  • Yo haré que tu nombre se recuerde por todas las edades y los pueblos te alaben por los siglos de los siglos. (Salmos 45, 18)

  • que este Dios es nuestro Dios por los siglos de los siglos. Él nos guía. (Salmos 48, 15)

  • Que tenga temor de ti mientras la luna y el sol brillen hasta el fin de los siglos; (Salmos 72, 5)


“Quando Jesus vem a nós na santa comunhão, encontra alegria em Sua criatura. Por nossa parte, procuremos Nele a nossa alegria.” São Padre Pio de Pietrelcina