Gefunden 116 Ergebnisse für: sábado

  • Éste les dijo: "Esto es lo que ha dispuesto el Señor: mañana es día de reposo, el sábado consagrado al Señor. Todo lo que tengáis que cocer, cocedlo, y todo lo que tengáis que hervir, hervidlo hoy, y guardad para mañana lo que sobre". (Exodo 16, 23)

  • Lo recogeréis seis días; pero en el séptimo día -sábado- no lo habrá". (Exodo 16, 26)

  • Grabad bien en vuestras mentes que el Señor os ha dado el descanso del sábado; por ello el día sexto os da pan para dos días. Quédese cada uno en su puesto, y que el séptimo día nadie salga de él". (Exodo 16, 29)

  • Acuérdate del día del sábado para santificarlo. (Exodo 20, 8)

  • Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y cuanto hay en ellos, y el séptimo descansó. Por ello bendijo el Señor el día del sábado y lo santificó. (Exodo 20, 11)

  • Guardaréis el sábado, porque es una cosa santa. Todo el que lo profane será castigado con la muerte, porque todo el que en él trabaje será extirpado de su pueblo. (Exodo 31, 14)

  • Los israelitas guardarán el sábado, de generación en generación, como alianza perpetua. (Exodo 31, 16)

  • Seis días se trabajará, pero el séptimo será para vosotros un día sagrado, el sábado, descanso absoluto en honor del Señor. Todo el que trabaje en ese día, será condenado a muerte. (Exodo 35, 2)

  • No encenderéis fuego en vuestras casas el día del sábado". (Exodo 35, 3)

  • Durante seis días trabajaréis, pero el séptimo es sábado, día de descanso absoluto y de asamblea santa; no haréis en él trabajo alguno. Dondequiera que viváis, es día de descanso dedicado al Señor". (Levítico 23, 3)

  • El sacerdote la ofrecerá al Señor haciendo el rito de presentación para que sea aceptada: la ofrecerá el día siguiente del sábado, (Levítico 23, 11)

  • "A partir del día después del sábado, a saber, del día en que hayáis ofrecido la gavilla con el rito de presentación, contaréis siete semanas completas. (Levítico 23, 15)


“Nas tentações, combata com coragem! Nas quedas, humilhe-se mas não desanime!” São Padre Pio de Pietrelcina