6. Voy a poner en pie de guerra a los caldeos, ese pueblo cruel e impetuoso, que recorre la anchura de la tierra para apoderarse de moradas ajenas.





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina