Talált 39 Eredmények: sábados

  • Pero también los hijos se rebelaron contra mí; no caminaron según mis preceptos, no guardaron ni pusieron en práctica mis leyes, que dan la vida a quien las observa, y profanaron mis sábados. Entonces pensé derramar sobre ellos mi furor y desfogar mi ira contra ellos en el desierto. (Ezequiel 20, 21)

  • por no haber practicado mis leyes, haber despreciado mis preceptos, profanado mis sábados y entregado su corazón a los ídolos de sus padres. (Ezequiel 20, 24)

  • Has despreciado mis santuarios, has profanado mis sábados. (Ezequiel 22, 8)

  • Sus sacerdotes han quebrantado mi ley y profanado mi santuario. No han distinguido entre lo sagrado y lo profano, ni han enseñado a discernir lo puro de lo impuro. Han cerrado sus ojos a las violaciones de mis sábados y yo he sido deshonrado en medio de ellos. (Ezequiel 22, 26)

  • Han llegado hasta esto: en un mismo día contaminaban mi santuario y profanaban mis sábados. (Ezequiel 23, 38)

  • En los pleitos harán de jueces y los fallarán con arreglo a mi derecho. Observarán en todas mis fiestas mis leyes y mis preceptos, y santificarán mis sábados. (Ezequiel 44, 24)

  • Mas el príncipe se ocupará de los holocaustos y de las ofrendas de pan y vino en las solemnidades, novilunios y sábados, en todas las fiestas en que se congrega la casa de Israel. Él tendrá que proveer lo necesario para el sacrificio por el pecado, la ofrenda, el holocausto y los sacrificios de reconciliación para hacer el rito de absolución sobre la casa de Israel. (Ezequiel 45, 17)

  • Los laicos se postrarán ante el Señor a la entrada de esta puerta los sábados y los días de luna nueva. (Ezequiel 46, 3)

  • El holocausto que el príncipe ofrecerá al Señor será el siguiente: los sábados, seis corderos y un carnero sin defecto; (Ezequiel 46, 4)

  • Haré cesar todo su regocijo, sus fiestas, sus novilunios, sus sábados y todas sus solemnidades. (Oseas 2, 13)

  • Fue a Cafarnaún, ciudad de Galilea, donde les enseñaba los sábados. (Lucas 4, 31)

  • Pues en cada ciudad hay desde antiguo quienes leen y proclaman la ley de Moisés los sábados en la sinagoga". (Hechos 15, 21)


“Os corações fortes e generosos não se lamentam, a não ser por grandes motivos e,ainda assim,não permitem que tais motivos penetrem fundo no seu íntimo.(P.e Pio) São Padre Pio de Pietrelcina