5. El altar se rompió y se esparció la ceniza del altar según la señal que había dado el hombre de Dios por orden de Yahveh.





“O bem dura eternamente.” São Padre Pio de Pietrelcina