Gefunden 54 Ergebnisse für: Grasa

  • No acompañarás con pan fermentado la sangre de mis sacrificios, ni dejarás para el día siguiente la grasa de la víctima ofrecida en mi fiesta. (Exodo 23, 18)

  • Recogerás luego la grasa que recubre las entrañas, la protuberancia del hígado, los dos riñones y la grasa que está sobre ellos, y los quemarás sobre el altar. (Exodo 29, 13)

  • Luego tomarás la grasa de este carnero: la grasa de la cola, la que cubre las entrañas, la protuberancia del hígado, los dos riñones y la grasa que está sobre ellos, y también la pata derecha, porque se trata del carnero ofrecido para la investidura de los sacerdotes. (Exodo 29, 22)

  • y dispondrán los pedazos sobre la leña encendida que está sobre el altar, incluidas la cabeza y la grasa. (Levítico 1, 8)

  • Luego lo cortará en pedazos, y el sacerdote dispondrá esas partes, incluidas la cabeza y la grasa, sobre la leña encendida que está sobre el altar. (Levítico 1, 12)

  • El oferente presentará -como ofrenda que se quema para el Señor- las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; (Levítico 3, 3)

  • los dos riñones y la grasa que está sobre ellos -o sea, en los lomos- y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. (Levítico 3, 4)

  • El oferente presentará -como ofrenda que se quema para el Señor- la grasa de la víctima para el sacrificio de comunión, a saber: toda la cola, que deberá ser cortada cerca del espinazo, la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; (Levítico 3, 9)

  • los dos riñones, y la grasa que está sobre ellos -o sea, en los lomos- y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. (Levítico 3, 10)

  • Él presentará -como ofrenda que se quema para el Señor- las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; (Levítico 3, 14)

  • los dos riñones y la grasa que está sobre ellos -o sea, en los lomos- y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. (Levítico 3, 15)

  • Finalmente, el sacerdote hará arder todo eso sobre el altar: es un alimento que se quema con aroma agradable. Toda la grasa pertenece al Señor. (Levítico 3, 16)


“Para que se preocupar com o caminho pelo qual Jesus quer que você chegue à pátria celeste – pelo deserto ou pelo campo – quando tanto por um como por outro se chegará da mesma forma à beatitude eterna?” São Padre Pio de Pietrelcina