Gefunden 625 Ergebnisse für: hermanos

  • Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre y corrió afuera a decírselo a sus hermanos. (Génesis 9, 22)

  • y dijo: "¡Maldito sea Canaán! Sea el último de los esclavos de sus hermanos". (Génesis 9, 25)

  • Abrán dijo a Lot: "Que no haya discordias entre tú y yo, ni entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. (Génesis 13, 8)

  • Será un potro salvaje; su mano será contra todos y la de todos contra él. Vivirá en contra de todos sus hermanos". (Génesis 16, 12)

  • les dijo: "Hermanos míos, os suplico que no cometáis tal maldad. (Génesis 19, 7)

  • diciendo: "Bendito sea el Señor, Dios de mi amo Abrahán, que no ha dejado de mostrar su amistad y bondad para con mi señor y a mí me ha encaminado a la casa de los hermanos de mi amo". (Génesis 24, 27)

  • Sus hijos habitaron desde Javilá hasta Sur, enfrente de Egipto, según se va a Asiria. Él se estableció enfrente de todos sus hermanos. (Génesis 25, 18)

  • Que los pueblos te sirvan y las naciones se inclinen ante ti. Sé señor de tus hermanos e inclínense ante ti los hijos de tu madre. Maldito sea el que te maldiga y bendito el que te bendiga". (Génesis 27, 29)

  • Isaac le respondió: "Yo le he constituido señor tuyo y le he dado por siervos a todos sus hermanos; le he provisto de trigo y de vino, ¿qué puedo hacer ahora por ti, hijo mío?". (Génesis 27, 37)

  • Jacob les dijo: "Hermanos míos, ¿de dónde sois?". Respondieron: "Somos de Jarán". (Génesis 29, 4)

  • y, tomando consigo a sus hermanos, le persiguió por espacio de siete días, hasta darle alcance en los montes de Galaad. (Génesis 31, 23)

  • ¡Pero aquel en cuyo poder encuentres tus dioses, no vivirá! Delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tuviera tuyo y llévatelo". Jacob no sabía que los había robado Raquel. (Génesis 31, 32)


“Por que a tentação passada deixa na alma uma certa perturbação? perguntou um penitente a Padre Pio. Ele respondeu: “Você já presenciou um tremor de terra? Quando tudo estremece a sua volta, você também é sacudido; no entanto, não necessariamente fica enterrado nos destroços!” São Padre Pio de Pietrelcina