8. Los puso en manos del tesorero Mitrídates, el cual los contó para entregárselos a Sesbasar, el príncipe de Judá.





“Rezai e continuai a rezar para não ficardes entorpecidos”. São Padre Pio de Pietrelcina