1. ¡Aleluya! ¡Feliz el hombre que teme al Señor y valora mucho sus mandamientos!

2. Su semilla será pujante en el país, los retoños del hombre bueno serán benditos.

3. Habrá en su casa bienes y riquezas, y su honradez, que durará para siempre.

4. Brilla como luz en las tinieblas para los de recto corazón; él comprende, es clemente y justo.

5. Le va bien al compasivo y que presta, y lleva sus negocios en conciencia,

6. pues nada logrará perturbarlo: el recuerdo del justo será eterno.

7. No tiene miedo a las malas noticias, pues en su corazón confía en el Señor,

8. su corazón está firme, nada teme, al final, despreciará a sus adversarios.

9. Es generoso en dar a los pobres, su honradez permanece para siempre, su cuerno aumenta en gloria.

10. El malvado lo ve y se irrita, le rechinan los dientes, se debilita; nada queda del deseo de los malos.





Por que a tentação passada deixa na alma uma certa perturbação? perguntou um penitente a Padre Pio. Ele respondeu: “Você já presenciou um tremor de terra? Quando tudo estremece a sua volta, você também é sacudido; no entanto, não necessariamente fica enterrado nos destroços!” São Padre Pio de Pietrelcina