Fundar 95 Resultados para: riquezas

  • Tus riquezas, tus mercancías y tus fletes, tus marineros, tus pilotos, tus calafates, tus agentes comerciales, todos los guerreros que en ti van y la multitud inmensa que transportas se hundirán en el corazón de los mares el día de tu caída. (Ezequiel 27, 27)

  • Cuando desembarcabas del mar tus mercancías para saciar a innumerables pueblos, con la abundancia de tus riquezas y productos enriquecías a los reyes de la tierra. (Ezequiel 27, 33)

  • Con tu sabiduría y tu inteligencia te has procurado riquezas, has acumulado oro y plata en tus tesoros; (Ezequiel 28, 4)

  • por tu gran habilidad en el comercio has aumentado tus riquezas, y tu corazón se ha engreído por tu opulencia. (Ezequiel 28, 5)

  • Por tanto, esto dice el Señor Dios: Yo entrego a Nabucodonosor, rey de Babilonia, el país de Egipto; él se apoderará de sus riquezas, lo saqueará, lo entregará al pillaje. Tal será la paga para su ejército. (Ezequiel 29, 19)

  • Caerá la espada sobre Egipto y el terror llegará hasta Etiopía, cuando caigan en Egipto los muertos, cuando sean saqueadas sus riquezas y sus cimientos destruidos". (Ezequiel 30, 4)

  • Ahora pues, te anunciaré la verdad. Mira, todavía habrá tres reyes en Persia. El cuarto superará en riqueza a todos los precedentes y, en cuanto se haya hecho poderoso por sus riquezas, lanzará todas sus fuerzas contra el rey de Grecia. (Daniel 11, 2)

  • Invadirá de improviso las provincias más ricas y hará lo que ni sus padres ni los padres de sus padres hicieron. Distribuirá entre sus amigos presa, botín y riquezas, y urdirá sus tramas contra las fortalezas, aunque sólo hasta cierto tiempo. (Daniel 11, 24)

  • El rey del norte volverá a su país con muchas riquezas, urdiendo planes contra el pacto santo; los llevará a cabo, y luego regresará a su país. (Daniel 11, 28)

  • Levántate y trilla, hija de Sión. Yo haré tus cuernos de hierro y de bronce tus pezuñas; triturarás a numerosos pueblos, consagrarás su botín al Señor, y sus riquezas al dueño de toda la tierra. (Miqueas 4, 13)

  • ¿Es que puedo tolerar la casa del malvado con riquezas injustamente adquiridas y una medida escasa e indignante? (Miqueas 6, 10)

  • Sus riquezas serán saqueadas, sus casas derribadas; si construyeron casas, no las habitarán; si plantaron viñas, no beberán su vino. (Sofonías 1, 13)


“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina