1. Bildad, de Súaj, tomó la palabra y dijo:

2. Imperio soberano tiene aquel que establece la paz en las alturas.

3. ¿Tienen sus tropas número? ¿Quién puede esconderse de su luz?

4. ¿Cómo, pues, puede ante Dios ser justo un hombre? ¿Cómo puro el nacido de mujer?

5. Si hasta la luna está sin brillo, y las estrellas no son puras a sus ojos,

6. ¡cuanto menos el hombre, este gusano, el hijo de hombre, esta larva!





“A natureza humana também quer a sua parte. Até Maria, Mãe de Jesus, que sabia que por meio de Sua morte a humanidade seria redimida, chorou e sofreu – e como sofreu!” São Padre Pio de Pietrelcina