1. Bildad, de Súaj, tomó la palabra y dijo:

2. Imperio soberano tiene aquel que establece la paz en las alturas.

3. ¿Tienen sus tropas número? ¿Quién puede esconderse de su luz?

4. ¿Cómo, pues, puede ante Dios ser justo un hombre? ¿Cómo puro el nacido de mujer?

5. Si hasta la luna está sin brillo, y las estrellas no son puras a sus ojos,

6. ¡cuanto menos el hombre, este gusano, el hijo de hombre, esta larva!





“Dirás tu o mais belo dos credos quando houver noite em redor de ti, na hora do sacrifício, na dor, no supremo esforço duma vontade inquebrantável para o bem. Este credo é como um relâmpago que rasga a escuridão de teu espírito e no seu brilho te eleva a Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina