Talált 147 Eredmények: derecha

  • Puso las columnas en la fachada del templo, una a la derecha y la otra a la izquierda; llamó yaquín a la de la derecha y boaz a la de la izquierda. (II Crónicas 3, 17)

  • Hizo diez aguamaniles, cinco a la derecha y cinco a la izquierda, para lavar y purificar en ellos la víctima del holocausto. Los sacerdotes se lavaban en la pila. (II Crónicas 4, 6)

  • Hizo diez candelabros de oro, según la forma prescrita, y los puso en el templo, cinco a la derecha y cinco a la izquierda. (II Crónicas 4, 7)

  • Hizo diez mesas, que colocó en la nave central, cinco a la derecha y cinco a la izquierda. Hizo cien aspersorios de oro. (II Crónicas 4, 8)

  • Miqueas replicó: "Escuchad la palabra del Señor: He visto al Señor sentado en su trono y toda la corte del cielo alineada a su derecha y a su izquierda. (II Crónicas 18, 18)

  • Hizo lo que es justo a los ojos del Señor y siguió los caminos de su padre David, sin apartarse a derecha ni a izquierda. (II Crónicas 34, 2)

  • Esdras, el escriba, estaba de pie sobre una tribuna de madera levantada al efecto; y junto a él estaban, a su derecha, Matitías, Semá, Ananías, Urías, Jelcías y Maasías; y a su izquierda, Pedayas, Misael, Malquías, Jasún, Jasbadana, Zacarías y Mesulán. (Nehemías 8, 4)

  • El primero marchaba por la muralla hacia la derecha, en dirección a la puerta del Muladar; detrás de él iban Osaías y la mitad de los jefes de Judá; (Nehemías 12, 32)

  • que en tiempos de Salmanasar, rey de Asiria, fue llevado cautivo desde Tisbe, que está a la derecha de Cades de Neftalí, en la alta Galilea, por encima de Jasor, hacia occidente al norte de Safed. (Tobías 1, 2)

  • Se alza la canalla a mi derecha, persiguiendo mis pasos, preparan contra mí sus caminos siniestros. (Job 30, 12)

  • tengo siempre al Señor en mi presencia, lo tengo a mi derecha y así nunca tropiezo. (Salmos 16, 8)

  • Me enseñarás el camino de la vida, plenitud de gozo en tu presencia, alegría perpetua a tu derecha. (Salmos 16, 11)


“Se você tem dúvidas sobre a fé é exatamente porque tem fé!” São Padre Pio de Pietrelcina