Talált 147 Eredmények: derecha

  • El Señor es tu guardián, el Señor es tu sombra, él está a tu derecha. (Salmos 121, 5)

  • Jerusalén, si me olvido de ti, que mi mano derecha se me seque; (Salmos 137, 5)

  • Si miro a la derecha, nadie viene en mi ayuda; no encuentro refugio, nadie se preocupa de mí. (Salmos 142, 5)

  • No oiremos las órdenes del rey y no nos apartaremos de la religión ni a la derecha ni a la izquierda". (I Macabeos 2, 22)

  • Llegaron a Efrón, ciudad importante y bien fortificada, situada en el camino. No era posible desviarse ni a derecha ni a izquierda, sino que había que atravesarla. (I Macabeos 5, 46)

  • Corrió con arrojo hacia el elefante por en medio del batallón, matando a derecha e izquierda y consiguiendo que todos se apartasen de él. (I Macabeos 6, 45)

  • Los vencedores se apoderaron del botín de guerra, cortaron la cabeza de Nicanor y la mano derecha que él había levantado con orgullo, y la colgaron en Jerusalén a la vista de todos. (I Macabeos 7, 47)

  • Demetrio, al enterarse de la muerte de Nicanor y de la derrota de su ejército, decidió mandar a Judea otra vez a Báquides y Alcimo como jefes del ala derecha de su ejército. (I Macabeos 9, 1)

  • El ejército enemigo salió del campo y le hizo frente con la caballería dividida en dos alas; los hombres y los arqueros, todos valientes, avanzaban a la cabeza del ejército como fuerza de choque. Báquides iba en el ala derecha. (I Macabeos 9, 11)

  • Judas se dio cuenta de que Báquides y la parte más fuerte del ejército estaban en la derecha, y, juntándose con los más decididos, (I Macabeos 9, 14)

  • derrotó el ala derecha y la persiguió hasta los montes de Azara. (I Macabeos 9, 15)

  • Los del ala izquierda, viendo la derrota del ala derecha, siguieron por la espalda a Judas y a los suyos. (I Macabeos 9, 16)


“O santo silêncio nos permite ouvir mais claramente a voz de Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina