26. José murió a los ciento diez años, lo embalsamaron y lo pusieron en un sarcófago en Egipto.





“Devemos odiar os nossos pecados, visto que o amor ao Senhor significa paz”. São Padre Pio de Pietrelcina